Las sociedades humanas se organizan a través de la economía, que no es más que la forma en que un grupo de personas gestiona los recursos naturales de los que dispone para satisfacer sus necesidades de subsistencia, entendimiento, ocio, protección… Cubre desde la organización familiar hasta las interrelaciones con otros grupos sociales, desde el tipo de alimentación o vivienda hasta la forma de producción. Como imagináis, las opciones económicas de una sociedad son infinitas.

Nuestra respuesta económica actual es el Capitalismo, basado en “una disponibilidad ilimitada de los recursos, progreso continuo y necesidad de crecimiento, una confianza ilimitada en la ciencia y la tecnología, a través del desarrollo industrial; y una aceptación sin matices de la “libertad” económica” (Marvin Harris).

granjas-integrales-zapatistas

El Decrecimiento es una corriente política, económica y social que abre un nuevo paradigma de organización social que se basa en la oposición al Crecimiento y, por tanto, es opuesto al capitalismo liberal en el que vivimos. Con ese concepto antagónico pretende expresar la imposibilidad de crecer infinitamente en un ecosistema Tierra o Biosfera finito, además de mostrar que los enriquecidos crecemos en base al empobrecimiento de los demás y los desequilibrios “Norte-Sur·. “Esta idea se opone al consenso político (¿y social?) generalizado según el cual el aumento del nivel de vida, entendido éste desde parámetros economicistas, es el objetivo al que debe aspirar cualquier sociedad”. Va intimamente ligado a entender cuáles son realmente nuestras necesidades y cuáles son los satisfactores adecuados (Manfred Max-Neef, “Desarrollo a escala humana”), esa es la forma de decrecer de forma ordenada, eficiente y sana.

Decrecimiento no significa decrecer en sí mismo, sino decrecer de forma ordenada. Hay estratos sociales o países que no pueden decrecer más, como bien explica Carlos Taibo (principal teórico español del decrecimiento). Pero sí significa que a nivel global el sistema debe decrecer para no chocar con los límites del planeta, tal y como pasa con muchas regiones y países que necesitan mucho más territorio del que disponen, para vivir como viven (Andalucía necesita 2,7 veces su territorio para cubrir su demanda). Decrecimiento es “vivir mejor con menos”.

Si quieres contactar con nosotros ¡Escríbenos!